El primer experimento de crowfunding se llevó a cabo con una producción española llamada El cosmonauta; los directores crearon un sitio web (www.elcosmonauta.es), en donde publicaron la idea inicial para que las personas interesadas en dar aportes económicos (a partir de 2€) fueran parte de proyecto. Quienes se vincularon tuvieron derecho a aparecer en los créditos y recibieron adelantos de la película antes de ser estrenada.
 

Anuncios